Tips Fortamore

5 Claves para disfrutar del sexo al máximo usando tus sentidos

Róbate estos movimientos que incitarán a todo su cuerpo y vive encuentros que te llevarán a otro nivel

1. Tacto.

Es momento de poner las manos en acción… pero de la mejor forma posible.
Juguetona: Vístete con una atrevida mezcla de telas que le hagan sentir todo tipo de sensaciones. Prueba un bra de lencería, una bata de seda y un calzón de terciopelo. Después, ponte encima de tu chico, deja que la suave seda roce su pecho y el terciopelo acaricie su pene, mientras lo montas. El encaje de tu bra hará que tengas una nueva sensación en tus pezones. Para cuando lleguen a estar piel con piel, ambos estarán súper prendidos.
Un poco de hielo: Dirígete hacia el sur y consiéntelo con el calor natural de tu boca y lengua. Después, cambia las cosas y dale un shock sensual; chupa una paleta de hielo y luego “su paleta”. Será refrescante (literalmente) para él, el hecho de sentir una nueva temperatura a media sesión. Al terminar, pídele que te regrese el favor… Ambos disfrutarán de un orgasmo. Esto es mucho mejor que cualquier helado.
Suave, luego duro: La sensación de un minivibrador suave y liso en tu clítoris es deli. Los nuevos juguetes sexuales están hechos de luxe, una silicona sedosa que es muy suave al tacto… y no espantará a tu novio como lo haría un enorme dildo. Presiónalo en la parte superior de tu clítoris en la posición doggie style, o ligeramente en los testículos de tu chico durante un blow job. ¿Algo que te aseguramos que ya no estará suave? Él.
Métodos diferentes: Para aumentar tu cosquilleo interno, cambia tu método de protección estándar y prueba un condón texturizado. Miles de pequeñas bolitas te dan estimulación extra durante el sexo. Le dará un nuevo significado al término para su placer…

2. Vista.

Los hombres son criaturas visuales —esto ya lo sabes (de ahí la existencia de una industria de millones de dólares llamada pornografía)—. Pero, ¿para qué ver a malos actores tener sexo falso?, cuando puedes mejorar la visibilidad en tu propia vida sexual y lograr que ambos lleguen al orgasmo.
De pronto, ¡flash! Ningún hombre se excita con ver un rastro de pétalos de rosas. Reemplaza las flores con fotos sexys tuyas, mostrándole cómo te vas desvistiendo poco a poco, y déjale un camino que empiece desde su puerta. Ponte al final de éste, pero asegúrate de que sea un lugar cómodo para revolcarse, porque una vez que llegue a recoger su tesoro las cosas rápidamente subirán de temperatura.
Show en la ducha: Métete a la regadera, enjabónate y después invita a tu chico; dile que se siente en el baño. Recorre la cortina y dale un show privado —acariciando tu pelo, tus boobs, tu hot spot. (Si tienes una cortina transparente o una puerta de cristal, mejor.) El hecho de verte mojada lo inspirará a quitarse la ropa, meterse a la regadera y ayudarte a actuar esos clásicos comerciales.
Orgasmos ópticos: Imagina los cuadritos de Ryan Gosling. ¡Ves! ¡Te emocionaste! Mirar imágenes atrevidas nos prende, así que haz posturas que lo hagan abrir los ojos de sorpresa. Mientras lo montas, inclínate hacia atrás para darle una vista completa (además, incrementarás la penetración). Cuando él esté encima, ve cómo te penetra. Si suelen hacerlo en la oscuridad o con los ojos cerrados, esto se sentirá maravilloso.

3. Sonido.

Desde susurros coquetos hasta un lenguaje sexual secreto, estos trucos incrementarán tu oído con movimientos orales que te llevarán al salón de la fama.
Misión totalmente posible: Inventa un código de pareja para saber que es momento de ponerse en acción. Tal vez la frase “pídeme un martini” signifique para ustedes que es hora de un blow job.
Sexting: Abre la aplicación Voice Memo en tu iPhone, presiona el botón para grabar y dile qué quieres hacerle más tarde. Envíalo en un mensaje de texto. Él estará gratamente sorprendido al escuchar tu sexy voz diciendo cosas XXX.
Buenas vibras: Realiza una playlist que contenga los ritmos que quieres experimentar en la cama. Empieza con una canción del sensual Miguel y después sube el ritmo para que los dos estén motivados a portarse mal.
Sube el volumen: Incrementa el sonido en su próximo encuentro. Dale una nalgada y golpea la cabecera para que sepa que estás lista para volverte toda una salvaje. Después, incítalo con un poco de dirty talk. Dile alto y claro: “Me gusta cuando tú (inserta acción favorita) mi (inserta parte favorita)…”.

4. Esencia.

Existen varias investigaciones que demuestran que las mujeres eligieron el olor de un chico como su característica más atractiva. Usa estos aromáticos tips….
Perfume para un orgasmo: Rocía tu perfume más sexy en su portafolio. La esencia colocada estratégicamente es una manera sigilosa de plantar pensamientos sucios en su cabeza durante todo el día.
Memorias sexys: Hay estudios que afirman que las esencias ligadas a memorias positivas excitan a las mujeres de una manera alocada, especialmente olores familiares como parrilladas, café, ropa limpia, bloqueador solar.
Feromonas: Detente y huele el ¿sudor? Sí, los investigadores de Rice University descubrieron que las feromonas (químicos naturales que atraen a las personas del sexo opuesto) secretadas por el sudor del hombre durante el sexo, pueden desatar una respuesta emocional en las mujeres.

5. Sabor.

Pruébalo! En serio. Usa tu lengua en la cama de nuevas maneras —desde dulce hasta picante— para dejarlo babeando.
Bon appétit: Olvídate de su estómago —la manera de llegar al corazón de un hombre es a través de un buen par de boobs—. Ponle una cinta en los ojos, ponte varias golosinas en tu pecho y guíalo para que los coma. Él debe adivinar qué está comiendo, mientras tú te retuerces de placer.
Poder ácido: ¿Te gusta jugar con hielos, pero detestas que al terminar tu cama está inundada? Mejor usa uvas congeladas. Pásense de boca a boca la fruta durante el evento principal o métete varias a la boca, antes de un blow job.
Escuela culinaria: ¡Bendita la cocina! Empújalo contra el refrigerador cuando la puerta esté abierta para que se enfríe a media sesión, o inclínate sobre la barra para que tenga fácil acceso a tu punto G. Después, una pequeña botana (pizza post-sexo: ¡Mmm!).

close Go to compare table